La gestión psicosocial es rentable

Reducir los riesgos en materia de seguridad y salud de los trabajadores es una responsabilidad de las empresas, pero más allá de esto… ¿Cuál es el verdadero coste para las organizaciones de una mala, o nula,  gestión de la prevención de los riesgos psicosociales de los empleados?

Existe una percepción equivocada de que tratar los riesgos psicosociales traerá aparejado mayores costes adicionales cuando, en realidad, queda demostrado que si no se abordan el resultado puede ser aún más costoso para las empresas, los trabajadores y la sociedad en general.

Según la encuesta State of the Global Workplace 2021 realizada por GALLUP en 116 países: “En 2020 la preocupación, estrés, ira y tristeza entre los empleados de todo el mundo alcanzaron niveles récord (…)

  • 7 de cada 10 empleados están luchando o sufriendo,
  • 8 de cada 10 no están comprometidos o están activamente desconectados de su trabajo.

Asimismo, GALLUP reporta sobre la falta de compromiso de los empleados con su trabajo “le cuesta a la economía mundial 8.1 billones de dólares, casi 10% del PIB, en productividad perdida cada año”.

Otras encuestas de la misma consultora indican que las emociones negativas de los empleados respecto a su trabajo “han aumentado durante la última década”. Lo peor es que estos problemas ya existían antes de que llegara la pandemia.

McKinsey & Company, en su reporte Returning to work de julio 2021, menciona que a medida que los empleados regresan a la oficina, estos manifiestan que un acuerdo de trabajo flexible podría ayudar a aliviar el estrés. Los empleados también solicitan autonomía para determinar cuándo y dónde se realiza el trabajo: de los que han regresado a la oficina, la mayoría informa que los horarios de trabajo flexibles (60%) y los arreglos de trabajo híbridos (57%) podrían reducir el estrés. En general, en una era caracterizada por mayores demandas en el trabajo, en el hogar y en la sociedad, la solicitud que los empleados hacen con mayor frecuencia es más tiempo.

Es evidente, que en un contexto mundial de incertidumbre (pandemia, conflictos internacionales, crisis económica/energética) la gestión de riesgos psicosociales en las compañías se vuelve aún más imprescindible.

Si a los costes ocasionados por la pandemia sumamos las derivaciones que conllevan desatender los factores de riesgo como la fatiga, incertidumbre y las peores condiciones en las que se deben realizar los trabajos en estos tiempos, las pérdidas para las empresas y todo el sistema sanitario son incalculables. La atención y prevención de estos riesgos es también una cuestión de supervivencia económica.

Las inversiones seguras son aquellas que cuentan con herramientas para asegurar la rentabilidad.

Saber si la empresa se encuentra en una situación psicosocial apropiada y contempla la política de prevención de Riesgos Psicosociales como central y estratégica, es fundamental para aumentar las probabilidades de obtener mayores rentabilidades.

Artículo elaborado por Francisco Vila, Business Development para LATAM de Affor Health

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.