¿Y tú? ¿Eres una persona proactiva o reactiva?

proactividad-reactividad

¿Qué es la proactividad

¿En qué se diferencia de la reactividad?

¿Cuándo podemos considerar que una persona se comporta de manera proactiva o reactiva?

A continuación, te lo explicamos de forma sencilla y breve, para que puedas conocer el significado de estos populares conceptos.

Diferencias entre la proactividad y la reactividad

La proactividad es uno de esos conceptos que actualmente tiene cierto protagonismo, especialmente en entornos profesionales, al tratarse de una de las actitudes denominadas habilidades blandas (soft skills) más valoradas y demandadas.

Este concepto se puede asociar a una persona que asume su propia responsabilidad, toma la iniciativa y, ante determinadas situaciones retadoras, tiene un comportamiento claramente anticipatorio, buscando las posibles soluciones y las consecuentes acciones, que sean oportunas para mejorar su entorno profesional o personal.

La diferencia con una persona reactiva, es que, como su nombre indica, estas reaccionan al detectar un problema permaneciendo a la espera, para de esta forma comprobar si hay otros elementos del entorno que puedan proporcionar alguna pista sobre posibles soluciones.

En definitiva, las personas proactivas se ponen en marcha desde el principio llevando a cabo actividades con los medios en los que disponen en ese momento, encaminadas a resolver el problema o superar el reto.

Las principales señales de una persona proactiva

En base a ello, podemos resumir que las persona proactivas, actúan y se les puede reconocer porque:

  • Son responsables, tienen iniciativa y confianza en sí mismas.
  • Piensan en aquellas cosas sobre las que se puede hacer algo.
  • Se sienten actores y/o dueños de su entorno, si el entorno no está bien, voy a hacer algo para cambiarlo.
  • Se centran en las soluciones.
  • Ven las oportunidades.
  • Son “optimistas reales”.
  • Son personas activas.

Las principales señales de una persona reactiva

Sin embargo, las personas reactivas, presentan una actitud con predisposición hacia la pasividad, espera y se le reconoce porque:

  • Tienen tendencia a buscar excusas y culpabilizar.
  • Piensan en cosas que se escapan de su control.
  • Dependen del entorno, “estoy bien si el entorno está bien”.
  • Suelen centrarse en los problemas.
  • Ven más defectos y amenazas.
  • Son las “víctimas” de todo.

Ahora es cuestión de elegir de qué lado es más conveniente que estemos, sobre todo en aquellos retos que pueden conllevar una mayor dificultad para superarlos con éxito.

¿Te gustaría compartir con nosotros cuál es tu patrón de comportamiento predominante?

¿Sueles actuar de manera proactiva o reactiva?

¿Actúas de igual manera en diferentes ámbitos de tu vida (familiar, profesional, amigos, pareja…)?

Si te apetece contar tu experiencia… ¡Déjanos un comentario, te leemos atentamente!

Artículo escrito por Fabián Villalba, psicólogo del HUB 24/7 de Affor Health.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.