Retos actuales en salud psicológica en las organizaciones

Retos actuales en salud psicológica en las organizaciones

Asistimos a un panorama laboral en el cuál la salud psicológica de los empleados ha cobrado especial relevancia, sobre todo después de la pandemia Covid-19. La salud psicológica se ha convertido en un tema crucial para el bienestar de los empleados y para el éxito y la rentabilidad a largo plazo de las empresas.

Priorizar la salud psicológica en las organizaciones no sólo beneficia a los empleados individualmente, sino que contribuye significativamente al éxito y a la sostenibilidad del negocio.

Las diferencias entre organizaciones que priorizan la salud psicológica de su personal y aquellas que no lo hacen son significativas. Esto puede influir en aspectos como la cultura organizacional, la comunicación, el liderazgo y las políticas empresariales. Por ejemplo, las entidades que se preocupan por el bienestar de su equipo suelen fomentar una comunicación abierta y promover un equilibrio entre la vida laboral y personal. En contraste, las que no lo hacen tienden a enfocarse más en los resultados, dejando de lado el bienestar de la plantilla. En consecuencia…

¿Cuáles son los retos en la salud psicológica en el entorno laboral en la actualidad?

Los desafíos más destacables son:

  1. Estrés laboral: la presión, las altas cargas de trabajo, los plazos ajustados pueden provocar altos niveles de estrés lo que a su vez afecta a su salud mental y emocional. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés laboral «es la reacción que puede tener el individuo ante exigencias y presiones laborales que no se ajustan a sus conocimientos y capacidades, y que ponen a prueba su capacidad para afrontar la situación«. La gestión del estrés laboral representa un desafío significativo para las organizaciones. Si bien el estrés en el entorno de trabajo puede afectar negativamente la salud y el bienestar, también puede considerarse como una oportunidad de crecimiento. Este enfoque permite desarrollar habilidades para manejar situaciones de presión de manera efectiva, promoviendo la resiliencia y el fortalecimiento personal y colectivo.
  2. Inteligencia Artificial (IA): La IA es una realidad presente que, utilizada adecuadamente, puede convertirse en una poderosa aliada para la salud mental en el entorno laboral. Su potencial para ofrecer soluciones innovadoras es considerable:
  • Desarrollo de plataformas digitales de bienestar emocional que proporcionen recursos personalizados.
  • Análisis de grandes volúmenes de datos para identificar patrones comunes, como la carga mental o la falta de motivación en el personal.
  • Anticipación de posibles problemas de salud, permitiendo a las organizaciones implementar medidas preventivas.
  • Personalización de programas de bienestar mediante algoritmos inteligentes, adaptándose a las necesidades específicas de cada individuo y aumentando la eficacia de las intervenciones.

Esta implementación de la IA puede contribuir significativamente a crear entornos laborales más saludables y productivos, beneficiando tanto a la plantilla como a la organización en su conjunto.

  1. Falta de equilibrio entre le vida laboral y la personal: La falta de tiempo para realizar actividades fuera de nuestra jornada laboral, como el cuidado de la familia, de los hijos, de nosotros mismos o del ocio y tiempo libre puede afectar negativamente a la salud psicológica de los empleados. Algunos factores que pueden estar afectando son la carga de trabajo, la presión por cumplir las expectativas laborales… lo que puede conllevar a la falta de tiempo para uno mismo y para la familia y el ocio. La existencia de horarios flexibles, opciones de trabajo remoto, los programas de bienestar, apoyo psicológico a través de Programas de Ayuda al Empleado (PAE) son medidas que se pueden llevar a cabo dentro de la empresa.
  2. Depresión y ansiedad laboral: Según la OMS, a nivel mundial, se estima que cada año se pierden 12 000 millones de días de trabajo debido a la depresión y la ansiedad, a un costo de US$ 1 billón por año en pérdida de productividad. La OMS reconoce que la depresión es la principal causa de baja laboral lo que perjudica a la salud del empleado y a la productividad de la empresa. Sin embargo, son pocas las empresas que realizan acciones concretas para paliar esta situación. La depresión y la ansiedad relacionada con el trabajo son temas serios, que requieren un abordaje específico. Algunas medidas que se pueden llevar a cabo son: promover entornos de trabajo positivos, de respeto y apoyo, ofrecer programas de bienestar, brindar acceso a recursos de salud mental, como terapia o asesoramiento psicológico, fomentar una comunicación abierta sobre la salud mental, proporcionar ayuda en la identificación y manejo de problemas de salud mental, entre otros.
  3. Otro de los retos en salud mental en la actualidad es la soledad y el aislamiento, especialmente en un mundo laboral cada vez más digitalizado. El teletrabajo continuado, la dependencia de la tecnología pueden llevar a sensaciones de desconexión y asilamiento en algunos empleados, lo que a su vez, puede afectar a su bienestar emocional. Ofrecer programas de conexión virtual (organizar reuniones virtuales informales, el llamado “café virtual”, o espacios de interconexión en línea para fomentar la conexión entre las personas que forman la organización), flexibilidad laboral, ofrecer formas de trabajo híbrido que permitan al empleado alternar el trabajo en sus centros y el teletrabajo y el apoyo emocional, sesiones de asesoramiento, grupos de apoyo son medidas que ayudan a gestionar sentimientos de soledad y aislamiento relacionados con el trabajo.
  4. Dificultades de adaptación: En la actualidad, nos desenvolvemos en una sociedad y en entornos laborales en constante evolución. Esta dinámica de cambio continuo puede generar:
  • Incertidumbre
  • Estrés
  • Presión por adaptarse rápidamente

Estos factores tienen el potencial de impactar negativamente en la salud del personal. Para abordar estas situaciones de manera efectiva, se proponen las siguientes estrategias:

  • Fomentar una comunicación transparente y clara sobre los cambios presentes y futuros.
  • Crear ambientes que promuevan la resiliencia.
  • Proporcionar formación sobre la gestión del cambio, enfocándola como un proceso de adaptación necesario para cada individuo.

Es fundamental reconocer que la adaptación es un proceso que requiere tiempo y apoyo, y que varía según las necesidades individuales de cada integrante del equipo.

  1. La violencia en el trabajo sigue siendo un reto actual para afrontar en las organizaciones. Entendida la violencia laboral en su definición más amplia, desde la violencia verbal (abuso verbal, insultos, intimidación, amenazas…) hasta el acoso psicológico laboral (APT) o sexual y la violencia física. Persisten situaciones que propician la aparición de conductas violentas en el ámbito laboral, las cuales a menudo se normalizan, generando consecuencias significativas en la salud del personal, como miedo, ansiedad y falta de seguridad emocional. Para abordar esta problemática, es fundamental implementar políticas de no violencia en la organización y adoptar protocolos específicos de actuación. Estos deben enfocarse tanto en prevenir situaciones de violencia como en establecer procedimientos claros para intervenir cuando se produzcan incidentes. La implementación de estas medidas es crucial para crear un ambiente de trabajo seguro y respetuoso, donde cada integrante del equipo pueda desarrollarse sin temor a la violencia o al acoso, promoviendo así un entorno laboral saludable y productivo.
  2. Y, por último, y no por ello menos importante, otro de los retos actuales es la reducción del estigma de la salud mental. El estigma aparece a través de actitudes negativas, discriminación y falta de comprensión hacia aquellas personas que padecen un problema de salud mental. Esto puede dificultar la búsqueda de ayuda y de recursos. Algunas acciones de sensibilización dentro de la empresa que se pueden llevar a cabo son: acciones de sensibilización, píldoras de psicoeducación, la promoción de un diálogo abierto y comprensivo sobre estos temas, sin juicios de valor, etc.

Muchas veces estos retos se traducen en bajas laborales de larga duración, un alto índice de rotación del personal o cifras elevadas de accidentes laborales. Son las manifestaciones más claras de estos daños. El objetivo es desafiante: afrontar las causas que lo originan. Conociendo este panorama, la prevención se hace especialmente relevante. Si una empresa pone todos sus esfuerzos en llevar a cabo medidas de prevención antes de que aparezca el daño, será una empresa más comprometida con el bienestar de sus empleados y a su vez, una empresa más productiva.  La intervención específica es la segunda arma que tenemos para enfrentarnos a estas situaciones, formando parte tanto la prevención como la intervención de la solución más eficaz ante el panorama actual de la salud mental en las organizaciones. Para ello es necesario un compromiso firme y sincero en las políticas de bienestar psicológico en las empresas.

A modo de conclusión, aludimos a la metáfora del junco y el roble, donde el roble, enorme y robusto, se burlaba del junco sin un tronco firme y débil, y ante una fuerte tormenta, el roble ofreció toda su resistencia enfrentándose a la tormenta. Sin embargo, el junco, sabiamente se movía con la dirección del viento, de manera flexible. Al día siguiente el roble estaba arrancado de raíz, mientras que el junco seguía en su posición. Lo que nos enseña que una actitud flexible ante la vida nos ayuda a afrontar y superar los retos y dificultades que nos llegan, por el contrario, la rigidez trae consigo sufrimiento y malestar.

Ante los retos de la salud mental en las organizaciones, ¿Qué actitud queremos adoptar?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *